jueves, mayo 11, 2006

Desnudando una noche de martes

A menudo oímos hablar de un jueves de peña, viernes y sábado de juerga incluyendo un domingo de boleto, ¿pero alguna vez de un “martes femenino”?
Claro, una cosa es escucharlo y otra es muy distinta mirarlo. El olor a cigarrillo se percibe ya en el ambiente. Hoy es martes, aparentemente un día tranquilo como cualquier otro, hay que levantarse muy temprano para ir a trabajar o estudiar. A pesar de ello grupos de gente de diversas edades ya tiene fijo un punto de encuentro, esta vez es el conocido local trujillano: el Crack de la Luna rota (ubicada en la Av. América Sur 2119) que esa noche abre sus puertas a su público. Pues hoy como todos los martes tiene preparado un show especial, dedicado a féminas que con un solo propósito en mente acuden a refrescar la pupila con los movimientos de cuerpos para detalle de algunos y bochorno de otros.
La noche avanza y previo pago de 5 soles, vaso de chopp incluido, puedes ser cómplice de “this night”. La oscuridad de un local a media luz, realzado con la iluminación de luces multicolores abren paso a la pista de baile, calentada ahora por una que otra pareja mostrada así pues muy ilimitados dotes de baile en el reflejo de los espejos; en el centro de la misma 2 infaltables tubos que algunas horas más tarde destacarán su función en medio de la pista. Son las once y algo más.
Se distingue en la mesas parejas de jóvenes y chicas entre los 19 y 28 años, mujeres pasando los 30 y ¡Oh sorpresa! Al costado del escenario un grupo exclusivo de muchachos. Y es que el martes femenino no parece ser exclusivamente femenino. Quien quiera observar el show aquí es bienvenido, siempre y cuando el gordito de la puerta lo permita.
Todavía faltaban horas para el tan esperado show, la cerveza iba y venía, la salsa, merengue y hasta “el perreo” hacían antesala en la pista.
Es aquí donde destaca la presencia del ya mencionado grupo de muchachos que entre agacha-agacha-agacha-agachadito aprovechan esta noche para ensayar las coreografías de las rutinas que como profesionales enseñan. Así es, no resultaron ser más que un grupo de coreógrafos, pero no se confundan, ellos no son los protagonistas camuflados en el público.
El martes agonizaba dando paso a una madrugada de miércoles... 2:30 a.m. la voz anunciaba por fin a los ya esperados “stripers”, un roll de Aerosmith empezó a sonar, un “come baby” daba paso a un valiente cowboy que empezaba ya su rutina de baile, y era ayudado por una “amable” jovencita del público, y a su vez un marino se despojaba de su uniforme, con una actitud desenfrenada.
Cada martes el show es diferente, con dos de ellos por noche, un árabe, un novio y un cowboy son algunos de los personajes que se presentan de martes a martes. Y ni hablar de las tantas propuestas indecentes que recibe cada uno de ellos por parte de todo tipo de público (masculino y femenino) a los que algunos responde evasivamente. Ellos nos confiesan: “siempre hay quienes tratan de ponernos precio”.
Pero, ¿qué hay más allá de esa noche de bailes?... un grupo de jóvenes que por amigos o “patas” hicieron sus pininos, algunos a pedido del público. Si bien estos jóvenes confiesan haber iniciado desde los 18 y 19 años por contactos de los gimnasios, siempre se interesaban por el baile y debido a su contextura corporal, al recibir la propuesta, se pensó un poco y fue finalmente aceptada.
Ahora algunos años más atrde ven este trabajo como un hobby, un dinerito extra y un sin fin de experiencias.
Se iniciaron en el Luna rota pero también han bailado en otros locales como es el caso de Max, el vaquero, que empezó a pedido de sus amigas bailando en el pionero de este tipo de espectáculos en Trujillo, La Discoteca “Kunturwasi”, ahora discoteca de ambiente. Han ido surgiendo más locales, tales como el desaparecido Le Cage actual Tumbao (Av. América Norte), la Cúpula y demás, pero ojo que solo en el Crack, del Luna rota destaca el público femenino y el show se dedica a ellas.
Max, el vaquero; Alex, el capitán de Marina y León, el homo, nos contaron sus anécdotas, ellos llevan más tiempo en este negocio, según nos dijeron trabajan con un manager que se encarga también de asignarles sus nombres de guerra.
Y cada uno de los personajes que martes a martes caracterizan. Lo cierto es que años atrás si bien alguien los contactó con este mundo, ellos se controlaban solos, en grupo, pero sin manager. Cómo el tiempo no pasa en vano alguno se encargó en formar empresa y tarjetita de presentación en mano marque su bussiness. La paga es 100 soles por lo que dura el show, justo 15 c/u y 20 lo justo; para quienes solo dedican parte de su tiempo a este trabajo, pero quienes están de lleno en esto, el baile y todo lo relacionado confiesan que algo más no estaría nada mal, pues hay noches de full gente en el local.
Show privados? Por supuesto, sólo tienes que tener en mano 80 ó 100 dólares ya tienes uno de ellos a domicilio para ti y tus amigas. Pero cuidado con lo que toques, pues las enamoradas de ellos si bien son tolerantes y disfrutan de sus bailes como toda enamorada son poquito celosas.
De lunes a viernes (en el día) encargado del control de calidad de Leche Gloria de esta ciudad, los martes en la noche stripper. Es cada uno de estos en el caso de Max y Alex ya terminaron su carrera de Ingeniería en Industria Alimentarias y Arquitectura y piensan dejar este eventual trabajo, seguir con sus vidas y formar una familiar, dejando a quienes recién están empezando el campo, jóvenes que como ellos, se ayudan con este dinerito extra a aliviar la economía familiar.
Chicos comunes y corrientes con sus propias vidas, familias y problemas. Tus patas de la U de repente, porqué no. No te sorprenda encontrarlo recurseándose por aquí, jóvenes con su propio mundo al igual que tú que martes a martes no solo desnudan su cuerpo con suaves melodías, sino también su mente en sus sensuales movimientos.
Puede hacer todo esto y además disfrutar de un show espectacular, un martes femenino.
En lugar de deprimirte porque recién empieza otra vez las tensiones del trabajo y aún falta para el grandioso fin de semana al que acompañada de amigos y amigas y por que no de una que otra cerveza espumosa y heladita, podrás divertirse y olvidarte por un momento de los problemas. Puedes hacer todo esto y además disfrutar de un show espectacular: un martes femenino.

Escriben: Córdova Palomino Diana, Geldres García Shila, Marín Méndez Sandra, Ramírez Acosta Anita.

1 Comments:

At 7:32 p. m., Anonymous Florcinha said...

claro ps sandrex tenes razon pa k deprimirse por un comienzo de semana si la puedes empezar recontra chevre.
Al proposito creo k io tmb estuve sacrificandome ese dia con tu trabajo

 

Publicar un comentario

<< Home