jueves, mayo 11, 2006

buenos consejos

(es buenisimo leanlo )
de:Tomas unger
Se acerca el fin de año y los discursos de graduación.
En incontables colegios y universidades se harán discursos, con consejos y disquisiciones filosóficas sobre el futuro, a los jóvenes que se gradúan. Diversas universidades de habla inglesa invitaran, como lo hicieron el año pasado, al escritor Kurt Vonnegut.
Lo invitaran porque en Internet circulo un discurso de graduación hecho por el a la clase de 1997. Este discurso me pareció tan bueno que lo reproduzco a continuación.
Damas y Caballeros de la clase del 97:
Usen bloqueador solar.
Si pudiera darles un solo consejo para el futuro, seria que usen bloqueador solar. Los beneficios a largo plazo del bloqueador solar han sido comprobados por los científicos, mientras que el resto de mis consejos no tienen otra base que mi errática experiencia. Les daré estos consejos ahora.
Gocen del poder y la belleza de la juventud. Bueno no importa: ustedes no entenderán del poder y la belleza de su juventud hasta que esta halla desaparecido. Pero créanme, en 20 años, miraran las fotografías de ustedes mismos y recordaran, de una manera que no pueden captar ahora, cuantas posibilidades tenían por delante y que fabulosamente bien se les veía. No están tan gordos como creen, ni tan flacos como parecen.
No se preocupen por el futuro, o preocúpense, pero sepan que preocuparse es tan efectivo como tratar de resolver una operación de álgebra mascando chicle globo. Los verdaderos problemas de su vida suelen ser cosas que nunca pasaron por su preocupada mente. Hagan cada día algo que los asusten. Canten.
No sean desconsiderados con el corazón de otros. No toleren a quienes son desconsiderados con el suyo.
No pierdan su tiempo en envidias. Unas veces uno esta delante, otras veces uno esta detrás.
La carrera es larga y, finalmente, es solo contra uno mismo.
Recuerden lasa alabanza que reciben. Olviden los insultos. Si logran hacerlo, díganme como.
Guardes sus viejas cartas de amor, boten sus calificaciones. Desperécense.
No se sientan culpables si no saben que quieren hacer con su vida. La gente más interesante que conozco no sabia a los 22 años que quería hacer con su vida. Algunas de las personas mas interesantes de 40 que conozco aun no lo saben.
Tomen bastante calcio. Cuiden sus rodillas; las extrañaran cuando se hayan ido.
Tal vez se casen, tal vez no. Tal vez tengan hijos, tal vez no. Tal vez se divorcien a los cuarenta, tal vez bailen en sus sesenta y cinco aniversarios de bodas. No importan lo que hagan, no se feliciten demasiado; tampoco se culpen demasiado. Sus elecciones son mitad suerte. También lo son la de todos los demás.
Sáquenle gusto a su cuerpo. Úsenlo de todas las maneras que puedan. No tengan miedo de hacerlo, ni de lo que los demás piensen de ello. Es el mejor instrumento que jamás tendrán. Bailen, aunque no tengan otro lugar para hacerlo que su sala.
Lean las instrucciones, aun si no las van a seguir.
No lean revistas de belleza. Estas solo las harán sentirse feas.
Conozcan a sus padres, nunca se sabe cuando se habrán ido para siempre. Sean buenos con sus hermanos. Son el mejor vínculo con su pasado y los que más estarán a su lado en el futuro.
Entiendan que los amigos van y vienen pero deberá mantener a unos cuantos que son inviolables.
Esfuércense por superar las brechas geográficas y los estilos de vida, porque cuando mas viejos se pongan mas necesitaran a las personas que los conocieron cuando eran jóvenes.
Vivan en Nueva York una vez, pero múdense antes que se vuelvan duros. Vivan en California una vez, pero múdense antes de que se vuelvan blandos. Viajen.
Acepten ciertas verdades inalienables: los precios subirán, los políticos robaran, ustedes, también, envejecerán. Y cuando envejezcan se harán ilusiones de que cuando eran jóvenes, los precios eran razonables, los políticos eran nobles, y los niños respetaban a sus mayores. Respeten a sus mayores.
No esperen que nadie los mantenga. Quizás tengan un fondo mutuo. Quizás tengan un cónyuge rico. Pero nunca se sabe cuando cualquiera de los dos se acabara.
No hagan muchas cosa con su pelo, porque cuando tengan cuarenta parecerán de ochenta y cinco.
Tengan cuidado de quienes aceptan consejos, pero sean pacientes con aquellos que se los dan. El consejo es una forma de nostalgia.
Aconsejar es una manera de extraer el pasado de entre los desechos, , limpiarlo, retocar las partes feas y reciclarlo para que sean mas de lo que vale.
Pero créanme lo del bloqueador solar.
Este extraordinario discurso, que dio la vuelta al mundo por Internet y le valió decenas de invitaciones a Kurt Vonnegut, resulto ser apócrifo, Kurt Vonnegut negó públicamente haberlo escrito. Quienquiera que lo hizo, además de dar un buen discurso con consejos a los jóvenes, ha producido un discurso que marca época en su estilo, y que sin duda será imitado.
Es una pena que sea tan conocido, pues me hubiera encantado usarlo.